El vicepresidente, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y presidente de Canal de Isabel II, Pedro Rollán, acompañado por el alcalde de Humanes de Madrid, José Antonio Sánchez, ha visitado esta mañana la depuradora de Arroyo Culebro -situada en la localidad madrileña de Pinto- para comprobar el proceso de tratamiento de las aguas residuales en la región.

Canal de Isabel II retiró de sus depuradoras 28.433 toneladas de residuos sólidos a lo largo del año pasado. Se trata de residuos que en ningún caso deberían circular por la red de saneamiento.

Además de las conocidas toallitas húmedas, llegan diariamente productos que se tiran al inodoro, como bastoncillos, artículos de higiene femenina o, incluso, el propio pelo, que no sólo suponen un grave problema operativo y económico, sino que también pueden causar importantes daños medioambientales.

Este dato, tal y como ha explicado esta mañana durante su visita Pedro Rollán, muestra un cambio de tendencia, ya que se había observado un aumento continuado de este tipo de residuos y, por primera vez en los últimos años, ha descendido; en concreto, en 2016 se recogieron 32.244 toneladas de estos residuos, un 12% que en el siguiente año.

En esta instalación, tanto el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, como el alcalde de Humanes de Madrid, han comprobado no sólo cómo se eliminan este tipo de residuos, en la fase de pre tratamiento, sino cómo se tratan las aguas residuales para devolverlas a los ríos con la mejor calidad posible.